Newark, OH,
28
Agosto
2017
|
07:00
America/Chicago

Cómo pasé mis vacaciones de verano

La historia de una maestra...

¿Recuerdas el primer día de regreso a la escuela después de las vacaciones de verano? Tu tarea: escribir acerca de "Cómo pasé mis vacaciones de verano".

La maestra Debbie Thomas pasó parte del suyo aprendiendo cómo enseñar mejor a sus estudiantes. Además de barbacoas y viajes familiares, ella puede escribir acerca de cómo ella pasó una semana en el Summer Teacher Externship Program o STEP.

La experiencia detallada mete de lleno a los maestros en el ambiente de los negocios. Les ayuda a identificar las destrezas que los estudiantes necesitan para triunfar en el aula y en la vida.

Aprendizaje de por vida

Debbie es una maestra de cuarto grado en Granville Intermediate School en Ohio. Ella está orgullosa de sus más de 30 años como educadora.

"Nací para ser una educadora", dijo ella. "La oportunidad de trabajar con estudiantes hace que mi vida profesional sea la mejor. Los veo emocionarse con el aprendizaje y orgullosos de aprender nuevas destrezas".

Cuando ella escuchó acerca de STEP, supo que tenía que participar. “Aprender es una parte natural de mi vida. Aprender más acerca de cómo preparar mejor a mis estudiantes es una parte natural de mi trabajo en el aula".

El maestro se convierte en el estudiante

Debbie pasó su semana de STEP en el State Farm Newark Operations Center en Ohio. Ella visitó más de una docena de departamentos. Uno de los puntos destacados de su visita incluyó un recorrido por la azotea del centro de operaciones de Newark. Allí se relajó en una de las unidades de aire acondicionado. Ella también visitó la oficina de la agente de State Farm, Amanda Erwine en Pataskala, Ohio.

"Fue una oportunidad maravillosa para establecer una conexión con una educadora local", dijo Amanda. "Hablamos de las destrezas de liderazgo que queremos ver en nuestra fuerza laboral futura".

 

Como resultado de su experiencia de STEP, Debbie está incorporando aspectos de una "Reunión de grupo" en su rutina diaria de aula. Las reuniones abordan que los estudiantes sean responsables del aprendizaje, una meta educacional importante. Los estudiantes calificarán cada día según el esfuerzo que ellos invirtieron. La auto-crítica es una destreza nueva para sus estudiantes. Los ayuda a darse cuenta que el esfuerzo dedicado a hacer lo mejor, nunca se desperdicia.

Debbie aprendió acerca de las destrezas del siglo 21 que se necesitan para ser exitosos en el mundo de hoy. Al compartir lo que aprendió, ella tiene muchas esperanzas para sus estudiantes.

"Como mis estudiantes continúan creciendo y madurando ellos serán adultos capaces y maravillosos. Ellos excederán por mucho mis expectativas cuando sea su turno de tomar papeles de liderazgo en nuestra comunidad".

Cuando los negocios y la educación se conectan, pasan buenas cosas. Este tipo de colaboración proporciona oportunidades y experiencias más allá del plan de estudios tradicional. Los educadores y estudiantes están mejor posicionados para estar listos para el colegio universitario, una carrera o el deber cívico.