New Braunfels, Texas,
16
Mayo
2017
|
08:00
America/Chicago

Siempre de servicio

La tragedia personal y la experiencia profesional dieron lugar a los simuladores para los conductores distraídos.

Como muchas historias, comenzó con una verdadera casualidad. Hace más de veinte años, Otto Glenewinkel perdió dos amigos en un violento accidente de tráfico. Otros tres fueron heridos gravemente. Se suponía que Otto viajaría en el mismo carro que chocó, matando a dos de sus amigos.

Saltemos ahora al presente. Siendo joven, esta tragedia personal llevó a Otto a fomentar el manejo seguro. También se convirtió en un oficial de la policía de Texas State University.

Distracted driving is dangerous

Decidido a desalentar el manejar distraído.

En su trabajo diurno, Otto, un residente de New Braunfels, trabaja como Especialista en la prevención de crímenes ocho horas al día. Las noches y los fines de semana en una ciudad universitaria pueden ser animados, pero Otto los pasa silenciosamente, a menudo a solas, en su garaje para dos carrros, enfocado en su trabajo sin fines de lucro.

Él está construyendo herramientas que impiden que los fines de semana animados se conviertan en unos potencialmente mortales. Inventó un simulador de manejo electrónico que él llama el DwiPod.

El entusiasmo de Otto para enseñar a los adolescentes acerca de los peligros de manejar distraídos surge no sólo de la tragedia personal sino de la experiencia profesional. Sus herramientas presentan una experiencia realista. Los usuarios están sentados con los pedales, ante un volante, con una gran pantalla de televisión y el altavoz alto, que presenta simulaciones de manejo que presentan distracciones y obstáculos.

En los datos más recientes del 2015, el Departamento de Transporte de Texas informa que más de 106,000 choques en el estado fueron causados por la falta de atención del conductor; casi 400 de esos choques están relacionados con muertes.

Los videojuegos ayudan en el desarrollo

Otto es un ávido jugador de videojuegos, lo que le ha ayudado a crear un producto altamente técnico. Él y su hijo empezaron primero experimentando con gafas simuladoras de alcoholemia y un juego de carreras de automóvil popular. Disfrutar la lección y la reacción de su hijo fue lo que le hizo darse cuenta de algo importante. Los adolescentes podrían relacionarse con una herramienta de aprendizaje interactivo para enseñar las mejores prácticas de manejo.

"Es un programa divertido, interesante para que ellos puedan manejar y experimentar situaciones de la vida real. Es algo que a muchos adultos jóvenes les gustaría probar, algo como esto que es divertido para ellos pero que al final envía un mensaje: no ser parte de conductores que manejan distraídos o que lo hacen al estar bajo la influencia del alcohol o drogas", compartió Otto.

Los clientes de Otto incluyen universidades, hospitales y departamentos de policía. Recientemente, el Departamento de Policía de Texas, de Plano, compró un DWIPod con una subvención de $15,000 de State Farm.

"Esperamos que les va a enseñar a tomar la decisión correcta", dice David Tilley, oficial de información pública del Departamento de Policía de Plano. "Mientras más eduquemos a la gente acerca de los peligros relacionados con (manejar distraído) eso, va a ser menos probable que alguien tome ese riesgo y eso es lo que este producto nos permite hacer".

El Departamento de Policía de Plano está utilizando actualmente su simulador para eventos de seguridad de la comunidad y visitas de escuelas secundarias. Otto ha entregado un total de 33 simuladores hechos a mano llegando a decenas de miles de estudiantes de Texas.

 La nueva tecnología presenta nuevas oportunidades

Otto continúa su investigación y desarrollo para mejorar sus simuladores. Recientemente, él introdujo gafas de realidad virtual de vanguardia que simulan los peligros de manejar con las facultades disminuidas, los choques de volcaduras y el manejar distraído usando videos de alta definición de realidad virtual 360 reales de manejar distraído. Otto también se asocia con Allan JP Beaton, dueño de IASystems Computer Controls. Juntos están poniendo los toques finales en un simulador de motocicletas que promoverá la seguridad de la motocicleta.

El trabajo de Otto está orientado para ayudar a reducir el número de accidentes del manejo distraído, no sólo donde vive en Texas Hill Country, pero para los estudiantes en toda América donde se utilizan sus simuladores.

En una encuesta llevada a cabo por State Farm en 2016, el 80 por ciento de los adolescentes encuestados admitió usar sus teléfonos celulares inteligentes cuando manejaban. Los adolescentes admitieron usar sus aparatos para navegar, comunicarse, navegar la web y tomar fotografías y video. Los adolescentes dijeron que entienden que es peligroso usar su teléfono celular cuando están tras el volante, pero admitieron que eso es un hábito para mantenerse en contacto con amigos y familiares.

"Si podemos evitar que una persona beba y maneje o maneje bajo la influencia del alcohol o drogas, y eso salva a otra persona, solamente una, todo lo que he hecho con este programa valdrá la pena", dijo Gleewinkel.

Para más información, puedes comunicarte con Otto por medio de su correo electrónico a otto@dwipod.com.