Bloomington, IL,
04
Junio
2021
|
08:10
America/Chicago

Transformando tragedia en amor

Una mujer transforma su dolor personal en una increíble expresión de amor

“No hay mucha demanda de suéteres y mantas en Arizona”, comentó Marcy Gushee. Ella acababa de terminar de tejer una pequeña manta de bebé, una de las innumerables mantas, suéteres, sombreros y ropa que ha hecho a lo largo de los años. "Pero sé que a alguien le va a encantar esta".

Marcy es empleada de State Farm® en Arizona. Tiene una gran familia; entre ella y su esposo, tienen seis hijos de entre 10 y 19 años de edad, pero la ropa de bebé que ella teje no es para ellos. Es para bebés que Marcy nunca conocerá. Más específicamente, es para el único bebé que nunca tuvo la oportunidad de conocer.

2021_03_05_turningintolove_article1

La más grande alegría, la más grande tristeza

Hace casi 20 años, Marcy estaba embarazada por primera vez y se sentía definitivamente entusiasmada. "Siempre quise ser madre, así que quedar embarazada fue lo más emocionante que me podría imaginar". Marcy comenzó a hacer ropa y mantas para su nuevo bebé con anticipación. Siempre me ha gustado tejer a ganchillo”, mencionó Marcy. "Y tejer cosas para mi nuevo bebé fue como un sueño hecho realidad".

Desafortunadamente para Marcy, su alegría pronto se convirtió en tragedia cuando sufrió de un aborto espontáneo.

“Estaba destrozada”, recordó Marcy. "Que te quiten lo que más ansiabas en la vida es lo peor que te puedas imaginar".

Tristemente, la dolorosa experiencia de Marcy es demasiado común; los estimados muestran que alrededor del 10 al 20 por ciento de los embarazos que se conocen terminan en aborto espontáneo. Como muchas mujeres que sufren de abortos espontáneos, Marcy estaba desolada.

“Fue terriblemente triste”, expresó. "Siempre he pensado que la mejor manera de superar una situación triste es haciendo algo bueno por otra persona". Marcy tomó una decisión al ver los pequeños sombreros, suéteres y mantas que había tejido para su bebé. No para sucumbir ante su pena, sino para ayudar a los demás.

Transformando dolor en amor

Marcy tomó toda la ropa que había tejido para su bebé y la donó a Newborns in Need, una organización nacional que satisface necesidades relacionadas con bebés de madres primerizas. "Fue hecha con amor y si yo no la iba a usar, quería que fuera a algún lugar donde la necesitaran".

Marcy comenzó a hacer frente a su pena de forma lenta pero segura. Siguió tejiendo a ganchillo, siguió donando y poco después de un año de su pérdida, dio a luz a su primera hija. “Fui bendecida con ella y he sido bendecida desde entonces”, manifestó Marcy.

Marcy tuvo tres hijos más después de ella y cuando se casó con su actual esposo, se convirtió en madrastra de dos niños más. A pesar de todo, Marcy nunca dejó de tejer a ganchillo. Además de Newborns in Need, ella dona sus creaciones hechas a mano a organizaciones como Arizona Needy Newborns y Project Linus.

“Hay tantas organizaciones que necesitan cosas como esta”, indicó Marcy. "Y esto me ayudó tanto como a ellos, así que haré esto para siempre".

“Creo que pasar por una pérdida como la que tuve me hace valorar aún más lo que tengo”, dijo Marcy.

"Si puedo ayudar a alguien que está pasando por lo que yo pasé, seguiré haciéndolo".

100 for Good™

Si aún no lo has hecho, descarga la nueva aplicación 100 for Good en las tiendas de aplicaciones para iOS y Android.

Resumen

En State Farm, creemos que hacer el bien es contagioso y que hay Buenos Vecinos por todas partes, aunque a veces sean difíciles de ver. Personas que todos los días, hacen del mundo un lugar mejor, con un acto de bondad a la vez.

Por eso comenzamos 100 for Good™.

Retribuir, hacer el bien y estar ahí cuando más se necesite son parte de nuestra cultura de State Farm. Es lo que somos, y también es lo que eres. 100 for Good nos une a todos para poder ver todos los increíbles actos de bondad que nuestros compañeros, Buenos Vecinos, están haciendo por todo el país.

Grande o pequeño, cada acto de bondad marca la diferencia. Donar ropa vieja, pagar el café de un extraño o grandes actos como el de Marcy.

Juntos podemos hacer mucho bien e inspirar a otros a unirse al movimiento para hacer de este mundo un lugar mejor, un acto de bondad a la vez.