Toccoa, GA,
22
Agosto
2018
|
05:00
America/Chicago

Una llamada al optimismo

Equipo de béisbol sorprende al hermano de un agente con una llamada para el 'draft'.

En el 2016 murió la madre de Matt Klug. Poco más de un año después, murió el padre del adolescente. Ella, de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica y un enfisema; él, de cáncer. Los dos tenían 57 años.

Novios desde la secundaria, estaban a unas semanas de festejar el cuarenta aniversario de su primera cita.

Matt, un jugador de béisbol, todavía asistía a la escuela secundaria de Brookwood (Ga.) en ese entonces. Siguió trabajando en sus clases de honores e hizo todo lo que pudo para mantener su nivel de juego mientras pasaba la máxima cantidad de tiempo posible al lado de su papá en el hospital.

"Una vez que falleció, Matt se instaló con mi familia y conmigo", afirmó Patrick, un agente con dos años de experiencia en Toccoa, Ga. "Para ir a la escuela, solo el viaje de ida le llevaba 45 minutos todos los días. Mantuvo un alto rendimiento escolar e hizo todo lo posible para seguir practicando el deporte al que tanto le gustaba jugar".

"Sin embargo, caminó por el escenario en la ceremonia de graduación sin tener padres ni abuelos allí".

Durante el último año de Matt, su equipo llegó a las semifinales estatales de las escuelas secundarias con la ayuda de un receptor en su último año que era integrante la selección nacional de béisbol sub-18 de los Estados Unidos. Cazatalentos profesionales y de universidades siguieron al equipo durante toda la temporada. No solo observaban al receptor estrella, sino que también oyeron la trágica historia del 'backup outfielder' (jardinero reserva) llamado Matt Klug.

"En cierto momento, un cazatalentos lo llamó aparte y compartió que le gustaría que todos los jugadores que había seleccionado tuvieran el mismo carácter y la misma valentía que él", mencionó Patrick.

En junio, Matt estaba en la oficina de Patrick para seguir las selecciones profesionales del 'draft' en línea. El compañero estrella del equipo había sido elegido en el número 69. Más tarde, sonó el teléfono de Matt. Era su entrenador de la secundaria.

"Salió para contestar la llamada", dijo Patrick. "Cuando regresó, tenía una expresión extraña en su cara. Me dijo, 'un cazatalentos de los White Sox de Chicago quiere hablar conmigo'".

Entonces, Matt llamó a los White Sox para ver qué se les ofrecía. "Van a seleccionarme", le replicó Matt, estupefacto, a su hermano.

Más tarde en el 'draft', Matt, un jugador promedio, vio que se anunció su nombre en la ronda 38. Los White Sox lo invitaron para que fuera entrevistado por 12 periodistas de Chicago en una conferencia telefónica.

One scout pulled Matt aside and said he wished all of the players he drafted had the character and courage that he did.

En agosto, los White Sox trajeron a Matt y a Patrick a Chicago para que participaran en el proceso de orientación para jugadores seleccionados. Le dieron una camiseta de los White Sox que tenía el No. 18 en la espalda por el año de su selección.

Los Klugs se pasearon por la instalación, hablaron con cazatalentos y otros jugadores seleccionados y tuvieron más entrevistas con periodistas. Matt también hizo el lanzamiento de honor junto con Jennie Finch, jugadora de softball y ganadora de una medalla de oro olímpica.

"Nos trataron como si fuéramos estrellas de cine", sostuvo Patrick. "Matt no fue seleccionado por sus habilidades en el campo", afirmó Patrick, "sino en reconocimiento de cómo gestionó lo que había pasado y cómo había perseverado. Fue lo máximo".

Los White Sox no eran el único equipo interesado en Matt. La oficina de Patrick está a una hora al norte de Atlanta, donde siempre se ha reconocido a los oriundos de Georgia como fanáticos de los Braves. La oficina de relaciones públicas de los Braves llamó con la invitación de dos jugadores para que Matt y Patrick asistieran a uno de sus juegos como invitados.

"Nos tocó bajar al campo", mencionó Patrick. "Los dos jugadores salieron para hablar con nosotros. Uno pasó el brazo alrededor de Matt y le dijo: "Quiero darte un abrazo".

Patrick dice que las circunstancias que llevaron al reconocimiento que Matt recibió fueron difíciles. Sin embargo, el reconocimiento por medio del béisbol está ayudando a la familia a recuperarse de la pérdida de sus padres.

"Matt fue un líder excelente, aunque no jugó mucho", afirmó Patrick. "Era el primero en salir del banquillo para felicitar a un compañero de equipo. Era una parte muy importante de ese equipo".

Matt no volverá a las ligas menores de los White Sox junto con los otros jugadores seleccionados, ya que ha colgado sus botines. En lugar de jugar, tiene planeado asistir a la University of North Georgia en el otoño.

"Está emocionado por comenzar este nuevo capítulo de su vida", declaró Patrick. "No podría estar más orgulloso de él. Se concentró en lo que era importante".