Foley, AL,
09
Septiembre
2016
|
15:00
America/Chicago

Hija de agente de State Farm honrada a través del Peer Helper Program

Sé el bueno... muestra el camino... echa una mano

"A veces todo lo que necesita la gente es alguien que los escuche. Esto puede cambiar todo". dice Matthew Stinson, ex-alumno del Peer Helper Program (Programa de compañeros que se ayudan) de la Jennifer Claire Moore Foundation.

Mientras vacacionaba con su marido en el otoño de 1997, la agente de cuarta generación Frances Holk-Jones experimentó la peor pesadilla que le puede ocurrir a un padre. Ella recibió la llamada que le dejó saber que su hija se había suicidado.

Frances y su esposo Neil quedaron completamente devastados y confundidos. Jennifer había comenzado recientemente a asistir a una nueva escuela y parecía feliz y estar progresando.

Determinados a tomar su tragedia y convertirla en algo positivo, fundaron la Jennifer Claire Moore Foundation (JCMF) en 1998. Los padres querían ayudar a otros niños como una manera de honrar a Jennifer.

Aprendieron que muchas veces cuando los jóvenes están pasando por momentos difíciles en sus vidas es más probable que hablen con sus compañeros que con algún adulto. La Fundación comenzó un programa para equipar a la juventud local con las herramientas necesarias para manejar estas situaciones. De esta manera, los "peer helpers" pueden ayudar a sus amigos en sus momentos de necesidad.

JCFM provee a la juventud con los conocimientos, recursos y confianza necesarios para navegar exitosamente a través de las presiones del diario vivir. A través de la implementación del Peer Helper Program, ellos ayudan a la juventud en el viaje de la infancia a la adultez.

"Ser un 'peer helper' te enseña a manejar tu propio bagaje emocional y luego ayudar a otros con consejería de duelo y escuchándoles", compartió Matthew. "Hay muchas razones para convertirse en 'peer helper'. Cada cual comienza en un sitio diferente y todos tienen un momento que les hace cambiar. Esto ayuda a que una persona se respete a sí misma y a los otros".

"Es muy importante para nuestra familia que el legado de Jennifer sea positivo. Queríamos evitar que otros pasaran por una tragedia como esta", compartió Frances.

Los "peer helpers" son mentores, tutores y defensores de sus compañeros. Están entrenados para reconocer cuando un compañero estudiante tiene algún problema –bien sea emocional, académico o social– y a escucharles y ayudarles apropiadamente.

A veces, lo que los adultos podrían considerar que es un problema menor, puede parecerle devastador a un adolescente, como mudarse a una nueva escuela o romper con un novio o una novia. Es en estas circunstancias que el Peer Helper Program tiene éxito en marcar una enorme diferencia. Los "peer helpers" asisten a extensos entrenamientos dirigidos por coordinadores certificados del Peer Helper Program.

"Nuestra juventud experimenta asuntos estresantes tal y como lo hacen los adultos. La diferencia es que ellos tienden a compartir sus problemas con sus compañeros en lugar de sus padres", explicó Frances. "Queríamos ayudar a equiparlos con las destrezas de vida necesarias para poder manejar esto de una manera saludable y para echar una mano a aquellos que estén necesitados".

"Me siento orgullosa de decir que, desde su creación, ahora tenemos este programa de impacto vital en todas las escuelas públicas elementales, intermedias y superiores en Baldwin County –47 en total– al igual que en muchas de nuestras escuelas privadas", continuó diciendo Frances.

Matthew dice que el programa lo ayudó porque él fue acosado cuando cambió de escuela elemental. Se siente muy agradecido por el programa y por Frances.

"Frances encarna el espíritu de ser una 'peer helper' y de lo que dio vida a JCMF. Ella cree más que nadie en esto. Todas las pequeñas cosas que Frances logra realizar es porque ella se preocupa por los estudiantes", compartió Matthew.

Las oficinas de JCMF están ubicadas en Baldwin County, en una vivienda renovada donde creció el padre de Frances. Así que el JCMF es verdaderamente un asunto familiar. Cada año la JCMF alberga una conferencia para maestros de todo el mundo y presentan un evento de rodeo para recaudar fondos.

El lema de JCMF es "¡Sé el bueno... Muestra el camino... Echa una mano!" Esto es lo que todos los jóvenes deberían tratar de hacer y de ser. ¿Puedes ser tú el próximo "compañero"?

"Jennifer estaría orgullosa. Ella tenía un alma tan bondadosa y bella", compartió Frances.