Manchester, NH,
17
Enero
2018
|
07:00
America/Chicago

Una receta para el éxito de los estudiantes

Una estudiante asegura su futuro en una escuela culinaria

Como muchos de nosotros, Moriah Webster no sabía lo que iba a querer hacer cuando se hiciera mayor. Ella creció en Manchester, NH y Moriah y su hermana fueron criadas por una madre soltera. Moriah se sentía un poco desorientada y no tenía una pasión real por una carrera específica.

A los 20 años de edad, Moriah estaba casada y con un recién nacido.

“Yo era joven y no tenía ni idea de cómo ser madre, así que fui a Our Place”, dice Moriah. “Our Place está dirigido por Catholic Charities y me enseñó acerca de qué esperar al dar a luz a un hijo y a ser una buena madre”.

Moriah se convirtió en un ama de casa y quería convertirse con el tiempo en asistente personal. “Cuidé de mi tía abuela mientras mi hija era pequeña”, explicó Moriah. “Soy buena para mantener a la gente organizada y enfocada”.

Moriah se inspiró cuando las enfermeras pusieron a su tía abuela en una dieta especial. Ella comenzó a investigar sobre nutrición, lo cual la hizo pensar a fondo. “Mi tía abuela no es la única persona que necesita ayuda con la nutrición”, pensó Moriah. “Otros necesitan apoyo”.

Después de escuchar el recién descubierto interés de Moriah, una trabajadora social de Our Place habló con Moriah sobre el programa de capacitación culinaria del Banco de Alimentos de New Hampshire. El programa de Catholic Charities, apoyado por State Farm, es una iniciativa gratuita que se ofrece a personas con ingresos bajos a moderados. Moriah rápidamente se inscribió.

“Aprendimos todo, desde cómo picar vegetales correctamente hasta cómo administrar el tiempo eficientemente”, afirma Moriah. “El chef nos dice qué hacer, pero depende de nosotros llevarlo a cabo oportunamente. Él confía en sus estudiantes y eso nos hace sentir bien. Nunca había hecho nada dentro del campo culinario antes, pero salí de clase sintiéndome totalmente segura de mis habilidades”.

Desde el 2008, 425 estudiantes se han graduado del programa de capacitación culinaria, el cual es un programa a tiempo completo de ocho semanas. El noventa y dos por ciento de los participantes completan el programa.

Moriah se graduó en el 2013. “El programa consolidó lo que yo deseaba hacer”, explica. “Yo era joven y no estaba segura, pero ellos me ayudaron a tomar la dirección correcta y cambiaron todo para mí”.

Moriah trabajó varios años en las cocinas de las escuelas. “Ayudé a alimentar a los estudiantes y me encantó”, afirma. “Fue una gran experiencia de aprendizaje”.

Entonces, Moriah recibió una llamada del chef Jayson en el banco de alimentos. Él buscaba a una nueva asistente de producción. Moriah aceptó la oportunidad.

Ella ahora ayuda a instruir a estudiantes culinarios en el curso del cual se graduó. “Tengo la oportunidad de interactuar con gente todo el día”, comenta. “Ayudo a los estudiantes a sentirse bien acerca de las destrezas que están aprendiendo”. Moriah también ayuda en el servicio de banquetes para los actos basados en la comunidad, tales como una caminata local contra el cáncer o un evento para darle la bienvenida a los nuevos residentes de New Hampshire.

Moriah también ha llevado sus destrezas docentes a su propia cocina. Le enseñó a su hija de 10 años de edad cómo utilizar la estufa y la parrilla. Ella ahora planifica y hace cenas la mayoría de las noches para la familia.

“No me podría imaginar estar en ningún otro campo”, dice Moriah. “Una buena comida puede cambiar la actitud completa de alguien todo el día. Me encanta ser esa cara sonriente y entregarle a una persona una comida rica y saludable. Esto es lo que estaba destinada a hacer”.