Sacramento, CA,
07
Febrero
2018
|
23:19
America/Chicago

Forjar un camino hacia el empoderamiento

"Un billete de veinte dólares estrujado podría estar maltratado pero sigue siendo un billete de veinte dólares", la mamá de Jennifer se lo recordará de vez en cuando. La lección es que aunque la vida te desanime, nunca pierdas de vista tu autoestima.

Ha sido un largo viaje para que Jennifer tome esa lección en serio y encuentre su camino en la vida.

Ella nació y se crio en Bay Area. Sucesos personales trágicos en su juventud la llevaron a enfrentar continuos conflictos. Ella se encontró a sí misma en una relación abusiva. El nacimiento de su hija Vanessa fue una bendición. “Ella es la luz de mi vida”, explica Jennifer.

Pero ni aún la “luz” de Vanessa pudo evitar que la vida de Jennifer se saliera fuera de control. Pero, sin embargo, le llevó a cambiar lo que eventualmente llevaría la vida de Jennifer hacia una dirección más clara.

La madre de Jennifer se mudó a Sacramento. Ella cuidó de su nieta mientras Jennifer resolvió su vida en Bay Area. Tomó algún tiempo pero Jennifer eventualmente llegó a Sacramento. Ella todavía tenía mucho trabajo que hacer antes de que pudiera cuidar de sí misma adecuadamente y reunirse con su familia.

La madre de Jennifer le instó a que solicitara para el programa Women’s Empowerment. La organización sin fines de lucro en Sacramento ayuda a las mujeres desamparadas a desarrollar destrezas y confianza. Con esto, ellas pueden obtener empleo, mantener un estilo de vida saludable y recuperar sus hogares para ellas mismas y sus hijos. Jennifer fue aceptada y comenzó a efectuar cambios reales en su vida.

Women's Empowerment fue el lugar perfecto para ella. El exigente programa, a tiempo complete, le ofreció dirección y apoyo. Le ayudó a Jennifer a establecer tres metas principales: finalizar el colegio universitario, comenzar una carrera y reunirse de vuelta con su madre y su hija bajo el mismo techo.

Han pasado tres años desde que Jennifer entró por la puerta de Women’s Empowerment. Desde entonces, ella ha alcanzado sus tres metas.

Estar desamparados Tener antecedentes penales. Sufrir de depresión y luchar contra el abuso de sustancias. Estos problemas personales conllevan muchos estigmas sociales y vergüenza. Jennifer superó todos estos. Ella le da crédito a Women's Empowerment, a sus compañeras participantes del programa y a su madre e hija por su éxito.

“Ellos le llaman un programa de preparación para el trabajo, pero va más allá”, comparte ella. “Es un programa de preparación para la vida”.

Jennifer se graduó del colegio universitario en mayo del 2017. Poco después de esto ella encontró una práctica profesional que se convirtió en un puesto de carrera a tiempo completo con su empleador actual.

"La mejor parte es que me siento que en el futuro puedo alcanzar cualquier cosa que quiero. Soy mi propia jefa y siento que puedo ser exitosa”, declara Jennifer con absoluta felicidad y confianza.

Ella recorriendo este camino para sí misma pero también para su hija. Jennifer se comprometió a cambiar su vida y ser un ejemplo para ella. Ella quiere que Vanessa sepa que, "Habrán conflictos, pero cada día es otro día para hacer una elección diferente".

Vanessa, actualmente en octavo grado, una estudiante y atleta destacada con grandes sueños, ha recibido el mensaje sin lugar a dudas. Ella está muy orgullosa de su madre, quien es un vivo ejemplo de resistencia y fortaleza.

Jennifer quiere recordarle a aquellos que enfrentan retos personales difíciles que no pierdan la esperanza. "No tengas miedo a expresar tu opinión. Hay alguien que la escuchará”.