Palmer, AK,
14
Marzo
2018
|
15:39
America/Chicago

Una lana de bondad

El cáncer es espantoso, no importa la edad que tengas. Perder el pelo es verdaderamente horrible.

Perder el pelo para los niños que atraviesan un tratamiento de quimioterapia puede ser algo especialmente traumático. Para ayudar a que esto sea menos difícil y espantoso, una madre de Alaska tuvo una idea mágica.

Luego de saber que la hija de dos años de edad de su amiga, Lily, había sido diagnosticada con cáncer, Holly Christensen, madre de tres, le tejió una peluca a Lily. Ella utilizó lana extra suave para que no irritara el cuero cabelludo descubierto de la misma manera que lo hace una peluca.

Lo que hace mágica a la peluca de Lily es que se parece a los largos rizos de una princesa de cuento de hadas y está adornada con lazos, piedras preciosas y flores. La peluca fue un éxito con Lily y su madre, quien animó a Holly para que hiciera más de ellas para otros niños con cáncer.

Poco después, Holly y su amiga, Bree Hitchcock, cofundaron el Magic Yarn Project. La misión de su organización sin fines de lucro es crear pelucas de lana suave para niños con cáncer e inspirar al voluntariado.

Los voluntarios tejen gorras que sirven de base para las pelucas. En los talleres, los voluntarios amarran las hebras de lana que se convierten en el “pelo” de cada peluca. Cuando se terminan, las pelucas son enviadas por todo el país —libre de costo— para niños que luchan contra el cáncer. Los donativos financian los costos de los materiales y el envío.

“El Magic Yarn Project se alinea con Neighborhood of Good® de State Farm, el cual anima a la gente a convertir la preocupación en acción al ofrecerse como voluntarios en sus comunidades”, dice la gerente de mercadotecnia de State Farm® Mandy Laux. "Luego de conocer lo que Holly y Bree están haciendo para traer alegría a los niños que luchan contra el cáncer, State Farm se sintió inspirada para hacer una donación que las dos mujeres pueden utilizar para suministros”.

Las fantásticas pelucas se basan en personajes infantiles populares —tales como capitanes piratas para niños y princesas para niñas. Más de las 5,500 pelucas han sido donadas para niños con cáncer.

“Hemos recibido muchas cartas de padres diciéndonos cuánto significó para ellos ver a sus hijos sonreír nuevamente, ya que la niñez de sus hijos no ha sido más que agujas, dolor y hospitales”, dice Holly.

 

Resumen

Únete al Neighborhood of Good e involúcrate para actuar haciendo cualquier cosa —grande o pequeña— y marcar la diferencia. Para encontrar oportunidades de voluntariado en tu área, visita NeighborhoodofGood.com®