La respuesta de State Farm® después de una tormenta

El grupo de clima y catástrofes de State Farm cuenta con el grupo y flota más grande para catástrofes en la industria de seguros. Sus miembros evalúan los daños y ofrecen ayuda a los titulares de póliza afectados por diversos desastres naturales, independientemente de que los daños sufridos hayan sido moderados o lo hayan perdido todo. A menudo pueden emitir pagos a los titulares de póliza inmediatamente para cubrir las necesidades iniciales, como vivienda, transporte y alimentos. Después, el equipo trabaja con los titulares de pólizas para ayudar con las reparaciones o reemplazos a largo plazo.

El equipo tiene una flota de vehículos a su disposición. Los vehículos varían de tamaño para asistir con el trabajo de hasta 50 personas individualmente. Una vez enviados —de acuerdo al tamaño y la gravedad del desastre— estos remolques y RV sirven como oficinas de reclamos en el sitio del evento, con estaciones de trabajo, computadoras y tiendas de campaña. También tienen generadores de energía y acceso por satélite para las comunicaciones por teléfono e Internet. Esto permite que la flota no dependa de los recursos locales (electricidad, telecomunicaciones, etc.). A menudo, estos recursos no funcionan después de tormentas o se limita su uso solo a servicios de emergencia.

Más información sobre las diferentes unidades de respuesta móvil abajo. Dado el pronóstico de Florence, una gran variedad y número de unidades ya están movilizándose en Birmingham, Alabama y serán enviadas a las áreas más afectadas tan pronto como sea seguro hacerlo.

 

La Unidad Móvil para Catástrofes (MCF) es el vehículo más grande de la flota. El semirremolque de 53 pies, construido a medida, incluye más de 900 pies cuadrados de espacio de trabajo para hasta 50 personas. State Farm tiene dos MCF que incluyen secciones extraíbles de siete pies en cada lado Sus toldos extensibles de 25 pies funcionan como carriles para inspeccionar hasta 300 automóviles dañados al día. La unidad se puede enviar dentro de las cuatro horas luego de ser notificada y llegar a cualquier ubicación en los Estados Unidos continental dentro de 48 horas.

Los Centros de Mando Móviles para Catástrofes (M3C) son camiones hechos a medida específicamente diseñados para el manejo eficiente de reclamos. Los vehículos miden 40 pies de largo con hasta 12 estaciones de trabajo dentro y 8 más afuera debajo de los toldos adjuntos. Los M3C son oficinas que operan independientemente ya que están equipados con generadores de electricidad y conexión por satélite. Estos vehículos proporcionan una respuesta rápida; pueden quedar instalados en tan solo una hora tras su llegada al lugar de la catástrofe.

Los Vehículos de Respuesta ante Catástrofes (CRV) miden 23 o 35 pies de largo. Ambos están equipados con teléfonos, computadoras, impresoras, máquinas de fax y una fotocopiadora. Ofrecen conectividad por satélite para las comunicaciones por Internet para permitir estar conectados y trabajar de manera más eficiente. Estos vehículos también están equipados con generadores para garantizar operaciones independientes. Cada CRV ofrece espacio y apoyo para siete ajustadores. Cada uno también tiene un toldo extraíble para crear espacio de trabajo externo adicional. Pueden estar listos para operar aproximadamente una hora después de llegar a la escena.

Los Remolques de Respuesta ante Catástrofes son remolques de viaje —de 31 o de 36 pies de largo— convertidos y equipados para oficinas móviles. Cada vehículo tiene capacidad para cinco personas en el interior con acomodaciones para ocho personas más trabajando en el exterior. Los remolques incluyen teléfonos, conexiones de red, impresoras, máquinas de fax y fotocopiadoras. También usan generadores portátiles y conectividad por satélite como apoyo a las operaciones independientes de oficina.