Atlanta, GA,
20
Octubre
2016
|
15:00
America/Chicago

Puntada a puntada

Adriana Andrade-Jenkins, de Atlanta, es una soñadora exitosa (Dream Achiever)

Arriesgándose y buscando la manera de tener una vida mejor, Adriana Andrade-Jenkins salió de México para los Estados Unidos en 1998. No hablaba inglés, sin embargo tenía un conocimiento mínimo de la industria del bordado. Afortunadamente, poco después de su llegada consiguió un trabajo en Georgia, en una empresa de uniformes.

Después de mucho trabajo duro, Adriana aprendió inglés y progresó diligentemente en la escala profesional. En cinco años, se convirtió en supervisora de planta aprendiendo todo desde la operación de las máquinas, hasta el control de calidad, digitalización y técnicas de administración

Cuando Adriana decidió ser ama de casa, se dio cuenta rápidamente de que quería hacer uso de sus habilidades y de sus 13 años de experiencia mientras cuidaba a sus hijas. Ella se arriesgó. Con un presupuesto pequeño, creó una tienda Etsy y diseñó ropa personalizada para niños.

Pasó de un éxito inicial a un estancamiento en el crecimiento de la clientela; ella pensó en cerrar la tienda. Sin motivación para continuar, Adriana se encontró unos mensajes interesantes en las redes sociales enfocados en las mujeres. Uno de los mensajes trataba acerca del programa de mujeres de la Asociación Latinoamericana (LAA, por sus siglas en inglés).

Pronto, Adriana se unió al programa de LAA y fue una llamada de atención. El programa, que es patrocinado por State Farm, le abrió los ojos a los recursos y las prácticas y metodologías comerciales inteligentes disponibles. Recibió asesoría profesional y el empujón necesario para probar suerte. Entonces creó Georgia Stitch, ahora un negocio familiar que se especializa en bordado de uniformes, ropa y prendas con logos y colores personalizados para negocios e individuos.

"Con el apoyo de la Asociación Latinoamericana, pude obtener conocimientos que me permitieron volver a lanzar mi negocio", compartió Adriana. "Este tipo de programas son un recurso enorme para la comunidad gracias a compañías como State Farm y otras".

Su meta es hacer que Georgia Stitch sea el lugar donde las ideas de las compañías y de los individuos puedan ser transformadas en bordado, estampado, vinilo y más. Adriana se arriesgó, rechazó el status quo y siguió los deseos de su corazón. Ahora su vida refleja su pasión por la iniciativa empresarial. Ella es una soñadora exitosa (Dream Achiever).