Chicago, Illinois,
16
Febrero
2017
|
15:46
America/Chicago

Un vecindario donde todos son estrellas

Programa de baloncesto reduce el crimen y renueva el espíritu comunitario

Cuando los miembros de una pandilla destrozaron sus ventanas y trataron de incendiar su casa, la esperanza de Rob Castañeda se marchitó. Él y su esposa se acababan de mudar a Little Village deseosos de empezar una nueva etapa en la vida. Pero la criminalidad en Chicago, en el vecindario del suroeste, eclipsaba sus sueños para el futuro.

Con la casa dañada y la esperanza marchita, los Castañeda estaban listos para irse –pero sus vecinos no. Ellos se congregaron para apoyar a la familia, animándolos a que se quedaran en la cuadra. Esa determinación inspiró a los Castañeda. Comprendieron que su partida no resolvería los problemas de la comunidad. Pero que había algo más que podría ayudar a que el área se recupere.A red and blue basketball sits idle on the sidewalk as the sun sets.Castañeda comenzó Beyond the Ball –un programa de baloncesto diseñado a sacar a la juventud de las calles y traerlos a la cancha. Los niños comenzaron a jugar en el gimnasio de la escuela, un punto libre de violencia. Las noticias acerca del lugar seguro para jugar se propagaron rápidamente y la participación en el programa se disparó como un cohete. Pero el impulso no se detuvo ahí. Poco después de crear Beyond the Ball, surgió el programa Hoops in the Hood. Fundado por LISC Chicago, esta liga de verano brinda a cientos de estudiantes la oportunidad de jugar baloncesto, competir en torneos y demostrar su espíritu de equipo. Hoy día, Beyond the Ball es parte de la red Hoops in the Hood.

“LISC Chicago vio un programa que funcionaba con éxito para una de nuestras comunidades asociadas y, con el liderazgo y apoyo de State Farm, lo expandió al nivel de toda la ciudad”, dijo Meghan Harte, directora ejecutiva de LISC Chicago. “LISC se asegura de que Hoops in the Hood sea administrado por la comunidad y permanezca flexible a las necesidades del vecindario. Eso es en buena medida lo que lo hace tan exitoso”.Rob Castaneda and Andrell Bryant talk basketball.

Cambiando el vecindario un niño a la vez

Andrell Bryant nunca esperó que el baloncesto le cambiara la vida. Pero así fue –hace 10 años. El estudiante del primer año de secundaria no tenía planes para las vacaciones de verano. Así que Castañeda lo animó a que se uniera al programa Hoops in the Hood. Bryant arrancó con todo, participando cada verano hasta que se graduó, cuatro años después. “Ya había superado la edad de participación en Hoops in the Hood, pero quería seguir participando”, sostuvo.

Bryant decidió entrenar atletas de Hoops in the Hood. Dirige también juegos de verano y se convirtió en un coordinador del programa. “Me encanta”, afirma. “Cada vez que termina la temporada, quiero empezar de nuevo –aunque sé que tendré que esperar otros siete meses. Se trata de cultivar relaciones con los chicos y ayudarlos a construir para el futuro”.Andrell Bryant takes time out from the basketball game to talk with volunteers sitting at a table in the gym.Hoy en día, Bryant es un guardia de seguridad de tiempo completo y trabaja como entrenador de medio tiempo a través del Chicago Park District. “Mi pasión es trabajar con los estudiantes”, sostiene. “Abrir mi propio gimnasio en el futuro y mostrarles a los chicos que así es como se trabaja duro si deseas ser un atleta. Muchos estudiantes no tienen la facilidad de ir a un gimnasio en sus propios vecindarios”.

Bryant le atribuye sus resultados y éxito a la experiencia que tuvo con Hoops in the Hood. “Ser entrenador, mentor y un modelo a seguir en el programa me ha enseñado mucho. Y cada niño que ha pasado por esto ha incrementado para mí el valor que tiene el juego. Me ha convertido en una mejor persona. Quiero continuar con ese positivismo”.

“Hoops in the Hood would not be possible without the support of State Farm, the Chicago Police Department-Community Alternative Policing Strategy (CAPS), the Chicago Park District, Chicago Aldermen, and the City of Chicago. The partnership and commitment to community organizations addressing youth engagement and violence prevention is invaluable. We are proud of the impact Hoops in the Hood has made over the last decade.”
Meghan Harte, LISC Chicago Executive Director