RICHARDSON, TX.,
21
Diciembre
2020
|
15:19
America/Chicago

Una adopción sorpresa trae un paquete de cosas buenas

La familia de State Farm hace lo que haga falta por una pareja que adopta a un nieto recién nacido.

¿Estás sentado?

Si así es como comienza una conversación, generalmente no termina bien. Pero en el caso de Shauntona Wagner, terminó con cuatro libras y ocho onzas de tenacidad llamada Benjamin.

Shauntona, una empleada de State Farm de Texas, estaba trabajando desde su casa a mediados de octubre cuando recibió una llamada de la madre de su yerno con una noticia impactante.

Su hija mayor y su yerno fueron detenidos. Su hija fue trasladada de la cárcel a un hospital donde tuvo un bebé y luego lo abandonó.

Nadie sabía que la pareja esperaba un bebé. La pareja sufre de adicción a las drogas y Shauntona no sabía nada de ellos en años.

El nieto autista y no verbal de Shauntona, de 6 años, estaba siendo criado por la otra abuela, que recientemente había perdido a su esposo. Le dijo a Shauntona que no podía tener otro hijo.

“Supe en ese mismo momento que teníamos que traer al bebé. Pero lo consideramos por un par de días como familia y luego nos comunicamos con la trabajadora social”, manifestó Shauntona. “Nació prematuro y expuesto a las drogas, experimentó síndrome de abstinencia, lo que es especialmente doloroso para los recién nacidos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), cada 19 minutos nace un bebé expuesto a drogas en los Estados Unidos.

“Desde el primer día que pasamos con Benjamin mejoró drásticamente. Volvió al peso de nacido y nunca necesitó oxígeno”, continuó Shauntona. "Esperábamos que se quedara una semana más en el hospital después de que comenzamos a pasar tiempo con él, pero fue dado de alta dos días después".

Los Wagner trajeron a casa a su nuevo nieto justo antes de Halloween; después de dos semanas en la incubadora. Su hijo menor tenía 18 años, por lo que ya no tenían los artículos necesarios para bebés. Rápidamente compraron pañales, unos mamelucos y un corralito.

Afortunadamente, su familia de State Farm vino al rescate. De costa a costa, los colegas del pasado y del presente estaban ocupados comprando en línea el resto de los artículos esenciales para el bebé.

"¡Fue toda una sorpresa! No solo dieron regalos los compañeros de equipo actuales, sino también lo hicieron personas con las que no había trabajado en años”, compartió Shauntona. "Nos conmovió tanto su amabilidad que tomamos cuatro listas de deseos del Árbol de la generosidad para devolver el favor".

2020_12_16_bundleofgood_newsroom_article3

Shauntona también está eternamente agradecida por Benjamin con Court Appointed Special Advocate (CASA) y Warren Center, que atiende a niños y familias afectados por retrasos en el desarrollo y discapacidades. Los Wagner tienen la esperanza de adoptar a Ben legalmente cuando cumpla un año. Hasta entonces, tiene a un voluntario de CASA que aboga por sus necesidades, los especialistas del Warren Center y sus abuelos.

Los empleados de State Farm se encuentran entre los casi 100,000 voluntarios de CASA en los Estados Unidos. Patti McKendry, también del área de Dallas, es una de ellos.

Nos reunimos con el niño, las escuelas y los hospitales, y proporcionamos orientación a los tribunales y a los jueces sobre el mejor plan para el niño”, expresó Patti. "Dado lo que aprendemos y experimentamos, a veces puede ser bastante emotivo, pero es tan gratificante ser aquella persona que se preocupa y se concentra únicamente en aquel niño".

Con un CASA a su lado, los niños tienen la mitad de probabilidades de volver a estar bajo cuidado de acogida temporal, una mayor probabilidad de tener éxito en la escuela y una mayor probabilidad de encontrar un hogar seguro y permanente.

Cuando Benjamin comience a dormir toda la noche, Shauntona planea postularse para convertirse en CASA y así ayudar a más niños.

Patti dice que la capacitación dura alrededor de 30 horas, pero es un compromiso manejable. Ha compartido su historia como CASA con otros dentro y fuera de State Farm, y busca inspirar a otros a convertirse en CASA. Patti y Shauntona esperan que otros estén motivados para que más niños puedan beneficiarse de los servicios de CASA.

“Nos hemos adaptado a no poder dormir, pero es una hermosa rutina con nuestro pequeño”, compartió Shauntona. “¡Y él está prosperando! Ha crecido de cuatro libras y media a siete libras en tres semanas".

A veces, realmente se necesita ayuda para criar a un niño.