Morehead, KY,
07
Julio
2016
|
15:00
America/Chicago

Una cama propia

Grupo de Kentucky brinda camas a quienes las necesitan

Buenas noches, que duermas bien. Es hora de meterte a tu cama acogedora. Pero no todos pueden hacer lo mismo. Uno pensaría que en Estados Unidos todos tienen su propia cama, pero tristemente no es así.

Muchas personas en este país no valoran las cosas. Tienen comida que comer, ropa que ponerse y una cama donde dormir cada noche. Por todo el país hay muchas familias pobres y hasta de clase media que no tienen camas.

“Muchas familias tienen una decisión difícil que tomar. ¿Van a poner comida en la mesa o comprar una cama para sus hijos? Cuando esto sucede, van a elegir la comida", dice Mary Claire Williams.

Mary Claire es la directora de proyecto de Morehead State University AmeriCorps. Uno de sus proyectos es construir camas para los niños del Este de Kentucky.

“Una cama no es lo primero que la gente piensa cuando busca ayudar a una familia necesitada. No hay suficiente conciencia acerca de este asunto como debería”, compartió Mary Claire.

El Este de Kentucky es una de las áreas más pobres en los Estados Unidos. Hay un alto porcentaje de familias viviendo debajo del nivel de pobreza.

La gente que trabaja en escuelas y en albergues para desamparados ve la necesidad todos los días. “Build-A-Bed” es un pequeño gesto que tiene un efecto incalculable sobre un niño y una familia.

El proyecto "Build-A-Bed" en Kentucky comenzó en el 2009. El primer año, dos programas de AmeriCorps en Kentucky construyeron 57 camas para niños.

Desde el 2009, el proyecto ha ganado mucho impulso. En el 2010, un evento estatal de construcción de camas produjo 557 camas para estudiantes desde preescolar a 12o grado por todo Kentucky. En el 2011, varios programas de AmeriCorps en Kentucky patrocinaron eventos regionales de construcción en todo el estado. Morehead State University AmeriCorps está en el sexto año de su proyecto regional.

Mary Claire está orgullosa de las donaciones que el proyecto recibe de parte de comunidades locales. Está orgullosa de que el grupo continúa creciendo e innovando cada año. Y está orgullosa de los voluntarios, como el agente de State Farm Steve Baker y los miembros de su grupo, quienes hacen más de lo requerido.

"Los voluntarios no se van hasta que le hayan puesto el último tornillo a cada cama."

La parte más gratificante para los voluntarios es ver las sonrisas en las caras de los niños. Cada niño recibe una cama nueva con un edredón hecho en casa. También reciben una almohada, unas sábanas, un animal de peluche, un libro, una luz de noche y un estuche de aseo personal.

Aunque construyen camas para niños de edad escolar, ellos ayudan a toda la familia. A menudo, los padres o los abuelos están compartiendo una cama con tres niños. Nadie está durmiendo bien por la noche. Proporcionarles camas a los niños contribuye al bienestar de toda la familia.

Así como más gente conoce acerca del proyecto, así también crece la necesidad. Su meta es continuar recaudando suficiente dinero cada año para proporcionar camas a cada vez más niños. Afortunadamente, compañías como State Farm proveen financiamiento, pero se necesita más.

En el 2016, casi 400 niños pidieron camas, pero solamente pudieron proveer 240. Al programa y a los voluntarios les encantaría proveerle una cama a todos los que la necesitan. Es muy doloroso enviarles cartas a las familias informándoles que no pueden cumplir con sus necesidades.

El grupo Build a Bed tiene un deseo. Obtener suficientes fondos para proveerle una cama a cada niño que la solicita. Para descubrir cómo puedes ayudar, haz clic aquí.